Compartir contenido

Mi uno testimonio, la constelación para mi fue una experiencia inolvidable, ya que me permitió destrabar temas pendientes del pasado, y me ha permitido darme cuenta que todo lo que quiero y deseo con amor y cariño esta frente a mi. Además este trabajo no solo te ayuda en forma personal, sino que también es posible ayudar a otras personas en el encuentro.

Un abrazo Rodrigo

FRAGMENTOS DE UN TESTIMONIO

…….. los minutos eran claves, cada segundo era un tesoro, la respiración llegaba a su final, todos los recuerdos se hacían presentes en un instante, aquel ser iniciaba su partida no deseada, había encontrado la paz antecedida por un dolor físico asfixiante, iniciaba el recorrido por ese lugar que siempre ha sido pregunta obligada, era un camino de paz y tranquilidad, pero no era su momento, debía volver a reencontrarse con aquellos que se aferraban a la fe, que apostaban por toda la energía del mundo para sumarla a su fortaleza.

Ahí estaba de regreso, sacudido, remecido hasta el alma pero con su alegría de siempre, con sus ganas de vivir, aquellos rostros tristes y descompuestos transformaban esas lágrimas de tristeza en alegría.

En aquel momento era difícil dimensionar que había ocurrido, solo con la certeza de lo afortunado que era de contar con todos aquellos que impacientes en la sala de espera se agrupaban, cada uno con sus pensamientos puestos en aquel evento, su generosidad y muestras de cariño fueron infinitas inundando cada rincón de ese lugar, lo peor de ese momento había pasado, ya solo quedaba un largo camino de recuperación, su corazón había vuelto a latir…….

……… algunos tomaron posiciones en bandos diferentes, otros con una solidaridad gigante buscaron la mano amiga, la conversación honesta y valiente, mostraron una sabiduría inmensa, otros desde sus experiencia llenas de prejuicios realizaban sus argumentaciones mostrando un camino que llevaba a un precipicio más profundo, otros aun bloqueados e impactados por el segundo evento mantenían una posición neutra, no existía receta que pudiese reparar ni recomponer, solo se mantenía de pie a ratos por el cariño de aquellos que desinteresadamente estaban ahí, crecieron los vínculos, los lazos se hicieron más fuertes y se fueron develando las sinceridades y verdades.

El daño se había apoderado de muchos, aparecía lo mejor y lo peor del ser humano, aquellos llenos de bondad, ternura y palabras de aliento, que eran capaz de sacar una sonrisa y mantenerla en su rostro por algún momento. También estaban aquellos que contribuían a que las distancias fueran un abismo. 

Los discursos estaban por todos lados desparramados, como la pena, el dolor y las lágrimas que no se podían contener, ya era demasiado tarde, el proceso se hizo irreversible, el error no tuvo perdón ni olvido, las posiciones se rigidizaron y no hubo razón ni entendimiento posible, la separación y quiebre familiar no tuvo cura esta vez………..

……..A ratos el camino se hacía demasiado pesado, desesperante no ver el final, los días no acompañan y el peso de la angustia no dejaban que tuviese la movilidad de siempre, permanecía horas mirando las paredes de su nueva habitación, aquella de colores, formas , texturas y aromas ajenos. Sus horas de sueño se hicieron escasas y cuando lograba que su cuerpo y mente descansaran, al volver a mira alrededor comprendía que no era una pesadilla y que la cruda realidad se apoderaba de él nuevamente.

…….Había que ordenar el rompecabezas y darle la posición que siempre debió tener, difícil tarea, dónde encontrar las herramientas, quién podría ser capaz de contener, mostrar el camino, ayudar a sanar las heridas, poner de pie a aquel ser humano que llegó a tocar una puerta sin saber quién estaba detrás de ella, angustiado, destrozado, con una fragilidad enorme y tratando de entender en que había fallado.

Hoy aprendió que ese encuentro fortuito, se llama sincronía, que no fue al azar que llegará a golpear esa puerta, nadie lo guío a ese edificio ni a ese piso, tampoco en la dirección de ese pasillo, pero ahí estaba, parado frente a la que sería el inicio del camino que debía recorrer para salir adelante y encontrarse con la persona que logro y fue capaz de darle sentido a la vida, de ordenar las ideas, de posicionar sus emociones, de entregar el oxígeno suficiente para que la respiración encontrara su ritmo.

La sonrisa de siempre, que permaneció oculta en este tiempo, volvió a estar en su cara, la paz y tranquilidad hoy rondan en él y se han vuelto sus compañeras. La pena invitada inseparable en estos meses por fin partió con otro rumbo y aquel milagro esperado ya llegó……

Gracias Maria Jose, aquella luz tan lejana hoy ya se encuentra a mi lado y sin ti jamás hubiese vuelto a caminar.

Con Cariño
Nelson Suárez

 

Mi experiencia con la terapia de 2 años que hice con Ma José Carranza fue increíble y tremendamente sanadora. La verdad es que la mezcla de profesionalismo, dedicación, interés, paciencia y cariño que Ma José puso en el tiempo que me acompañó a desenmarañar mis sentimientos, miedos y penas, significó un cambio trascendental en la forma que hoy enfrento la vida.

Creo que el tipo de terapia integral que ofrece Ma José hace la diferencia, ya que en mi caso tuve que llegar hasta mi infancia temprana para reconocer de donde venían muchos miedos que me han acompañado toda mi vida. Siento que logré perdonar a mi padre a mi madre, y después de más de 15 años de silencio con ellos, hoy los siento vivos en mi corazón, y hablo con cada uno a diario. También logro entender la importancia de respetar mis orígenes, de aceptar e integrar a mi familia tal como es en mi vida cotidiana.

Por último, descubrí algo que en lo personal considero esencial para que cualquier persona logre sanar un corazoncito dañado…”la capacidad de perdonar a otros y seguirlos amando, y la capacidad de perdonarse a uno mismo las equivocaciones y errores”…

En el diálogo se encuentra la humanidad!! Es tan cierto.

Un abrazo!!
Andrea Fernández

 

Al igual que la Medicina Tradicional, la Psicología tradicional no siempre es capaz de resolver los intrincados nudos y distorsiones de nuestras emociones.

Como pareja lo pudimos comprobar. Después de 28 años juntos, 3 períodos de terapia de pareja, muchas discusiones, descalificaciones y desencuentros, nos separamos. Luego de año y medio de separación y cuando las aguas se calmaron comenzamos terapia en Psicología Avanzada con María José Carranza, quien trabaja con María Teresa Infante con un modelo de EMDR, Constelaciones Familiares y Flores de Bach.

Desde el principio nos dimos cuenta que el trabajo sería distinto, pero había que “entrar a picar”. No iba a bastar con conversar, perdonar y disculparse. Habíamos comenzado un viaje por nuestras almas. Estábamos internándonos en lo profundo de nuestro inconsciente. Y era precisamente allá donde había que ir para encontrar las respuestas de “porqué me siento así”, “porqué reacciono así” o “porque me duele tanto”, etc.

El viaje ha sido maravilloso. No sólo nos hemos encontrado a nosotros mismos, sino que hemos encontrado a todos nuestros seres queridos (hermanos, padres, abuelos, amigos…) lo que ha sido una bendición. Además, nos encontramos de nuevo como pareja, construyendo con sólidos cimientos una nueva relación basada en la aceptación y la generosidad.

Hoy podemos decir que estamos sintiéndonos en paz, con alegría de vivir y compartir.

Sabemos que el trabajo lo tenemos que hacer nosotros, pero la guía, el cariño, y la dedicación que María José y María Teresa ponen en su trabajo va más allá de la Psicología Clásica, es un trabajo hecho con AMOR PROFESIONAL.

Sinceramente gracias.
Cristian y Elizabeth

 

Mi experiencia respecto a las Constelaciones Familiares comenzó el año 2012.

Después de muchas búsquedas, muchas oraciones, talleres, tarot, libros y todo lo que significara la entrega de una respuesta de la vida de por qué estaba sola y no encontraba el amor…llegué a la consulta de María José….queriendo emprender otra búsqueda para encontrar respuestas. María José me comentó acerca de las Constelaciones, como apoyo a mi terapia sicológica…..y me di la oportunidad de conocerlas.

Uno llega con miedo, las emociones revueltas, ansiosa, expectante…te encuentras con gente, que está buscando algo, igual que uno, que tú…que todos….y comencé a vivirlas….necesitas vivir las Constelaciones para conocerlas y sentirlas!.

Puedes sentirte intimidado que tu verdad sea vista por otros, pero si aceptas que la vida, Dios o el Universo te muestre lo que es posible cambiar y, además, rodeada de personas que te comprenden y entienden….porque están igual que uno….comienzas un camino de grandes cambios.

Mi experiencia con las Constelaciones es que si las dejas entrar a tu vida, te dejan una de las más grandes enseñanzas, y que para mi se traduce en que cuando te unes con amor a todas las personas de tu sistema familiar, a sus corazones, a sus sufrimientos, sus destinos…..logras entender y a encontrar las respuestas que tanto buscas….y lo más sorprendente es que las respuestas están en ti, en tu vida, en tu corazón, en tus padres…en tu sistema….

Hoy no estoy sola….pero no estar sola significa que me encontré a mi, que estoy conmigo….y es lo mejor que me ha pasado.

Espero que si lees esto, pueda transmitirte lo que significa una Constelación y puedas dejarlas entrar a tu vida.

Andrea